Está aquí: InicioInstalaciónDetección de CO y Extracción mecánica

Instalación de Sistemas de detección de CO. Sistemas de Extracción mecánica

Instalación de Sistemas de detección de CO. Sistemas de Extracción mecánica

Con objeto de dar cumplimiento a lo establecido en la Sección HS3 del Código Técnico de la Edificación R.D. 314/2006. se dota a la instalaciones de ventilación forzada, por garaje, de un sistema de detección y medida del monóxido de carbono (CO), conectado eléctricamente al sistema de ventilación forzada o extracción mecánica y regulado para que en ningún caso la concentración de CO supere el nivel de 50 p.p.m., en cualquier zona del garaje, para lo cual, los detectores se instalarán en los puntos más desfavorables de ventilación.

Tanto las cabezas detectoras de CO, como los equipos de regulación, mando y control, serán los establecidos por las Normas UNE y homologados por la Dirección Provincial del Ministerio de  Industria y Energía, debiendo justificarlo adecuadamente el instalador autorizado que monte el sistema.

Un sistema de detección de monóxido de carbono, CO, está formado básicamente por detectores de monóxido de carbono CO, convenientemente distribuidos por la superficie del garaje, los cuales detectan constantemente la concentración de CO existente, señal esta que se percibe en la Central de Detección para ser analizada en una escala graduada de 20 a 300 p.p.m.

Mediante un selector de niveles se fija a que concentración debe enviar la orden de actuación y puesta en marcha de los ventiladores extractores, los cuales hacen un barrido del garaje a través de las rejillas que comunican con los conductos de chapa galvanizada colocados en el techo de la planta. Estos ventiladores estarán funcionando hasta que la concentración de CO baje el nivel, que según normas es de 50 p.p.m.

La ventilación forzada ha de actuar cuando en algún punto de los locales se superen las concentraciones máximas de seguridad establecidas en 50 p.p.m. de CO. Para ello, se ha de dotar a la instalación de un sistema de detección de monoxido de carbono, unido a una central de control que actúa y manda la señal a los ventiladores, accionándolos automáticamente.

El número y situación de los detectores viene por las Normas técnicas, debiendo situar como minino un detector cada 200 m2  y en los lugares de máxima concentración, a una altura respecto del suelo entre 1,5 m y 2 m. El mando de los extractores se situara en el interior del recinto del garaje o en una cabina resistente al fuego y de fácil acceso.

Los componentes de un sistema de detección de monóxido de carbono son:

Centralita: Unidad Electrónica de Control y Detección de CO

Todos estos equipos han de ser del tipo que tiene homologado el Ministerio de Industria y Energía, debiendo aportar en su momento el instalador o el fabricante, el correspondiente  “CERTIFICADO DE HOMOLOGACION".

Módulo de alimentación provisto de los siguientes mandos:

  • Interruptor General de Marcha.
  • Indicador de Servicio.
  • Señalización de Limpieza de Sensores.
  • Pilotos de Alarma o Avería, Desconectados.
  • Señal Óptica de Corte de Alarma. Pulsador de Prueba de Pilotos y Señales Ópticas.
  • Fusibles de Alimentación.

Módulo de zona, para servicio de las líneas de detectores, y supervisión de líneas compuesto por:

  • Escala de 10 leds  (de 20 a 300 p.p.m.)
  • Piloto de Avería.
  • Indicador de Nivel de Ventilación.
  • Interruptor de Servicio de la Zona.

Instalación de Detectores de CO

Los detectores de CO son totalmente electrónicos, actuación mediante semiconductor, incorpora condensador térmico, con doble cámara de equilibrio de temperatura y un sistema automático de autolimpieza cada 12 horas de funcionamiento. En su parte inferior, su conexionado se aloja en una zona de soporte, lo que permite una instalación previa e independiente de la electrónica de detección. Los detectores instalados son equipos fabricados con las directrices contenidas en la Norma Española PNE-23300 DEL Instituto de Racionalización y Normalización (IRANOR).